Inicio > Centro histórico, Religioso > Iglesia de El Calvario

Iglesia de El Calvario

el-calvario

Es una de las iglesias más antiguas de todo El Salvador. Su construcción inició en 1660, por orden de Fray Payo Rivera, obispo de Guatemala, quien quería que en la naciente ciudad de San Salvador existiera un templo dedicado a la preparación de la cuaresma y para celebrar la Semana Santa. Esa antigua edificación fue destruida en 1854 por un fuerte terremoto; una segunda construcción, hecha de madera y lámina, fue destruida también pero esta vez por un incendio en 1908.

Una tercera construcción se inició en 1932 y perduró hasta 1950, esta vez buscando una edificación que soportara los designios de la naturaleza.

El piso, los altares y el vía crucis están hecho de mármol de carrara, traído de Italia. El altar del presbiterio es una hermosa réplica de la última cena, de Leonardo da Vinci, elaborado en los talleres de la casa Lucas Arrighini, de Pietra Santa (Lucca).

La iglesia cuenta con varios altares. La cruz del altar mayor que está en el centro fue elaborada y engalanada con plata. La historia dice que todos los calvareños llevaron al templo utensilios de plata, como tenedores, cucharas, tazones, que fueron fundidos y se obtuvieron 180 libras. Corría el año 1934. Asimismo la urna del santo entierro es una obra maestra elaborada por el artesano salvadoreño Asisclo Acosta.

Debe destacarse además el baptisterio traído de México, cuya capilla contiene tres ángeles que representan la fe, la esperanza y la caridad. Ellos llevan una custodia, un ancla y un corazón. En los extremos se pueden apreciar el Mar Rojo y el río Jordán. Todo elaborado por el pintor Marcelino Carballo. El baptisterio fue consagrado el sábado de Gloria de 1945.

El templo tiene 64 metros de largo por 52 de ancho. Constituye una joya arquitectónica en el centro histórico de la capital. Es un punto de partida del desarrollo arquitectónico y de la tradición religiosa de San Salvador desde sus más remotos orígenes en 1660. Su tercera construcción gótica, de cemento armado, es un testimonio fervoroso de la vida añeja de la capital en el siglo pasado.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: